PUERTA Y ARCO DE LA ALMUDAINA

Es una puerta que corresponde al segundo recinto de murallas, el de mayor perímetro de la Palma romana. Comunicaba el decumanus norte, que corresponde a la actual calle de la Almudaina, con el exterior de la urbe. En época musulmana daba acceso a la zona residencial, la alcazaba o al Mudayna, de donde proviene su nombre.

Su estructura no se ajusta ni a una construcción plenamente romana ni tampoco musulmana, aunque haya elementos atribuibles a la época islámica. Es muy probable que sus rasgos esenciales procedan de una reconstrucción de la puerta romana efectuada durante el siglo V. Es bastante convincente la hipótesis que enmarca la puerta de la Almudaina dentro de un impulso fortificador de la población tardo-romana ante las amenazas derivadas de la crisis del mundo romano, especialmente agravadas con las invasiones de los vándalos.

Tipológicamente se pueden destacar las reducidas dimensiones de la flecha del arco y la tosquedad de su dovelaje. Aún se conservan las ménsulas de la barbacana debajo de los diferentes añadidos constructivos góticos, así como los quicios de las puertas, de doble hoja. La muralla romana continuaba hacia el jardín del palacio Episcopal, donde se abría la puerta de Valldigna, también conocida con el nombre de Volta de n'Aulesa de Vinagrella, derribada el año 1694. No hace muchos años aparecieron nuevos restos de muro en las obras del edificio de la calle Morey número 14, actualmente al descubierto en el patio de la casa.