MONTESIÓN

IGLESIA DE MONTI-SION

En el año 1561 se instaló la Compañía de Jesús en Mallorca, fundada por Jeroni Nadal. Los jesuitas ocuparon el lugar que hasta entonces había sido sede del primer Estudi General el Lil.lià y, antes, solar de la antigua sinagoga mayor judía. En el año 1571 comenzaron las obras de la nueva iglesia, a instancias del padre Bartomeu coch Bordils, y bajo el patrocinio de Ramón Verí. La enorme influencia cultural y socioeconómica de los jesuitas los enemistó con el poder real, que suprimió la orden desde 1767 hasta 1815.

El edificio que configura la iglesia de Monti-Sion tiene una única nave con cabecera cuadrangular y con seis capillas rectangulares a cada lado. La primera capilla del lado izquierdo contiene el sepulcro de San Alonso Rodríguez, que fue durante muchos años portero del Monti-Sion, hasta su muerte, acaecida el año 1617. La cubierta de la nave es de bóveda de medio cañón con lunetos, sostenida por pilastras de fuste estriado. Las capillas y el ápside tienen bóveda de crucería. Sobre el ingreso se sitúa la tribuna del coro, sostenida por una bóveda de crucería y un arco rebajado. El retablo mayor fue comenzado en año 1607. En el lateral izquierdo del prebisterio destaca el sepulcro de Ramón de Verí.

La capilla de San Alonso Rodríguez fue iniciada en el año 1635. Tiene planta cruciforme y alzado recubierto de placas de mármol. La cubierta es de bóveda de cañón en los brazos y cúpula sobre pechinas en el crucero. El mausoleo con el cuerpo del santo data de 1825.

La fachada tiene un parámetro dividido por una imposta, que lo atraviesa en sentido horizontal. El portal presenta un complejo sistema de jambas que alternan pilastras y columnas salomónicas decoradas con motivos florales y con capitel de orden compuesto. Sobre la puerta del dintel se encuentran el friso y las arquivoltas profusamente decoradas. El tímpano enmarca un gran escudo, sostenido por dos ángeles y coronado. Se trata del escudo del patrocinador de las obras, Ramón de Verí. A los lados se sitúan las estatuas de los primeros santos jesuitas, Ignacio de Loyola a la izquierda, y Francisco Javier a la derecha, que no escapan de una pose hierática. Corona el portal una imagen de la Inmaculada Concepción, sobre la media luna y una representación del demonio en forma de bestia y, más arriba, el escudo de San Ignacio. Protege el conjunto un vierteaguas semicircular. En la parte superior destaca un rosetón con molduras lisas y un frontón triangular flaqueado por plintos con bolas. En otras dependencias del convento se conservan la celda de San Alonso, restaurada como en época del santo, y una capilla donde se venera una tabla gótica del siglo XIV dedicada a la virgen María de Monti-Sion.