L'HORT DEL REY

L´HORT DEL REY

Ocupa la parte de poniente del conjunto de la Almudaina, del cual es inseparable. Desde tiempos inmemoriales constituía el huerto del palacio real o Almudaina, de donde proviene su nombre. Durante siglos estuvo cerrado entre murallas, a lo largo del curso de la Riera. En la edad media la idea de jardín se asimilaba a la de huerto, por lo que no es de extrañar que en el año 1309 en el Hort del Rey hubiese cipreses, palmeras, naranjos, limoneros, ciruelos, laureles, viña y plantas hortícolas.

En el año 1834 se encontraba cerrado por una alta pared de mampostería, que fue cambiada en aquella fecha por una reja de madera. En el año 1849 el Patrimonio Real cedió el ángulo norte al Ayuntamiento para permitir la salida de la nueva calle de Conquistador, producto de la demolición de los conventos de Sant Domingo y de Sant Francesc de Paula, hacia la plaza de la Reina. A cambio, el Ayuntamiento cerró todo el recinto del Hort del Rey con una nueva reja de hierro. A finales del siglo XIX se construyó un cuarto Cuartel de caballería, el teatro Lírico y el hotel Almudayna. No hace muchos años entre 1961 y 1968, se demolieron estos edificios y la ciudad recuperó el espacio.

Constituye un pequeño pulmón verde ciudadano. Además de fuentes y de numerosas especies vegetales, se localizan en él esculturas de Joan Miró (monument) de Calder (el móvil Nancy) de Subirachs (Jónica) y de Llorenç Roselló (el Foner Balear)