IGLESIA DE SAN FRANCISCO

IGLESIA SANT FRANCESC

Los franciscanos llegaron a Mallorca en 1232 y se instalaron extramuros de la ciudad. En el año 1238 se trasladaron muy cerca de la puerta de la Conquesta o del Esvaïdor, después llamada de Santa Margalida. En 1278 permutaron este convento por el de las monjas de Santa Margalida, situado en la plaza del Mercat, en lo que actualmente es Can Berga. Prácticamente no disfrutaron de esta nueva ubicación, ya que a principios de 1281 edificaron definitivamente su convento en el lugar que ocupa actualmente. La primera piedra de la iglesia fue colocada por Jaume II en el año 1281. Siglos más tarde, en 1835 los franciscanos observantes fueron exclaustrados y el recinto se dedicó a prisión, cuartel y Audiencia. El 1906 fue ocupado por los franciscanos de la Tercera Orden Regular.

La iglesia tiene planta basilical de una sola nave de ocho tramos con capillas laterales de planta rectangular a cada lado situadas entre los contrafuertes. La cabecera es poliabsidal, a partir de una distribución radial de las siete capillas de planta variada que contiene. El presbiterio tiene girola o deambulatorio, que no es original, ya que se introdujo con la realización del retablo mayor barroco.

La cubierta data de 1384 y sustituye una anterior de madera. Es de bóveda de crucería sostenida por columnas fasciculares. Son destacables las ventanas apuntadas, otros elementos interesantes son la sillería del antiguo coro, que se remonta al siglo XV, y el retablo mayor barroco, de 1739, obra de Joan d'Aragó. La talla de San Francisco del retablo mayor se atribuye a Jaume Blanquer y la imagen de San Jorge que corona el mismo retablo es de Gabriel coll.

Referencia a parte merece el sepulcro de Ramón Llull, situado en la capilla trapezoidal de la parte izquierda, la primera del presbiterio. Fue realizado en el año 1487; la parte central es de alabastro, con la figura yacente del Doctor Iluminado. En la parte inferior hay siete espacios vacíos, ya que quedaron sin acabar las imágenes de las artes que estaban destinadas a ocuparlos.

El día de difuntos de 1490 se produjo en la iglesia una gran pelea entre los bandos de las familias de los Espanyol y los Armadams. Las cruces rojas situadas en la parte superior de las columnas indican la nueva bendición de la iglesia que se realizó como consecuencia del conflicto sacrílego.

FACHADA

La fachada principal de la iglesia de San Francesc fue levantada entre 1618 y 1621, en substitución de la anterior gótica, derrumbada por un rayo en el año 1580. El portal barroco fue construido a lo largo de la segunda mitad del siglo XVII, en dos fases de realización, con la participación de Pere Horrach en la primera fase y de Francisco de Herrera en la fase final.

El portal es absidal. Configura un gran nicho de planta trapezoidal y presenta una gran riqueza de elementos ornamentales. Las jambas se sitúan sobre pedestales, la parte exterior en forma de columnas tripartitas y la interior con hornacinas que acogen las imágenes de Santo Domingo (izquierda) y de San Francisco (derecha), situada sobre ménsulas antropomorfas. El friso está decorado con temas vegetales y cabezas de ángeles.

La parte superior del portal presenta un tímpano en forma de ábside, con un conjunto escultórico de estilo barroco naturalista, desbordante y lleno de movimiento, en contraste con el estilo manierista de la parte inferior, casi sin relieve y con estatuas hieráticas. Cuatro cariátides sostienen el arco exterior, que es una guirnalda entrelazada por Ángeles. El centro del conjunto está presidido por la imagen de la Inmaculada Concepción, rodeada de ángeles y coronada por el Espíritu Santo. Las hornacinas laterales están ocupadas por la imagen de Duns Scoto (derecha) y la de Ramón Llull (izquierda). Los escudos corresponden al de los franciscanos (izquierda) y al de Berenguer d'Oms (derecha), patrocinador de la imagen de la Virgen. La figura de San Jorge a caballo en combate contra un dragón corona el portal y data del año 1700. San Jorge era el patrón de la nobleza mallorquina, agrupada en la cofradía que llevaba el nombre de este santo y que tenía su sede en el convento franciscano.

El rosetón es original del vidriero Pere Comes. La parte superior de la fachada es producto de una reforma llevada a cabo por Pere d'Alcàntara Peña en 1861. Consta de dos torres coronadas por las imágenes de San Pedro Bautista y de Pedro de Alcántara, y un frontón triangular con arcos de medio punto y un reloj de sol.