CONSELL INSULAR DE MALLORCA

Es una de las realizaciones más ejemplares del neogótico isleño. El edificio se empezó a construir bajo la dirección de Joaquin Pavia en el año 1882 y lo continuó Joan Guasp a partir de 1885. Fue edificado sobre la antigua prisión y, desde su inauguración, albergó la Diputación Provincial. Actualmente es la sede del Consell insular de Mallorca.

La fachada presenta un alzado con cuatro torres octogonales y cuatro pilastras intermedias coronadas por los escudos esculturados de cada una de las cuatro islas Baleares mayores. Los motivos heráldicos del primer piso corresponden a las poblaciones más importantes de Mallorca: Pollença, Inca, Alcúdia, Felanitx, Llucmajor, Manacor y Sòller (todas las que tienen oficialmente título de ciudad, además de Pollença). Los relieves ornamentales de la fachada son diversos (pináculos, molduras, arcos ciegos, y coronamiento de almenas), y fueron realizados por el escultor Llorenç Ferrer.

En el año 1919 se acabaron las obras con la conclusión de la sala de sesiones, proyectada por Guillem Reynés, de cuya riqueza ornamental destacan las vidrieras de Faust Morell, sobre temas relacionados con la conquista de Mallorca por Jaume I, y el artesonado de madera de roble, obra de Isidre Ripoll.