CA'N OLESA

CA'N OLESA

El edificio que alberga Can Olesa fue mandado construir por la familia Descós durante el siglo XVI. En la siguiente centuria fue adquirido por Salvador d´Olesa i Sureda. Su hijo Jaume d´Olesa i Ballester (como heredero de la familia materna, con gravamen de linaje y de armas, firmaba Jaume Ballester d´Olesa) que aparece como propietario del casal en 1678, fue quien promovió la reforma barroca del edificio, especialmente notoria en el patio.

La fachada presenta la tradicional división en tres plantas y muestra una rica ornamentación renacentista, bajo la influencia estilística de Juan de Salas. El portal principal es un arco de medio punto dovelado y esta situado asimétricamente al conjunto dela fachada. Las ventanas de la planta baja tienen columnas renacentistas, con anilla en el tercio inferior. El sobredintel presenta medallones que contienen el escudo de los Descós (un oso con una flor de lis) flanqueados por grifos y otros seres fantásticos. Las ventanas de la planta noble tienen mayores dimensiones y en la parte superior muestran un arco decorativo en forma de concha. El desván superior presenta una serie de arcos conopiales, de tradición gótica.

El interior se configura a partir de un patio reformado a finales del siglo XVII. Son destacables las columnas jónicas, con gran éntasis, que sostienen arcos rebajados. Al fondo hay una escalera de dos tramos que conduce a una galería de tres arcos de medio punto con balustrada. Las ventanas, renacentistas, tienen una tipología semejante a las exteriores de la planta baja. Completan el conjunto un bello brocal de cisterna octogonal y el escudo de los Olesa, que preside el patio desde el arco de la galería. El suelo se constituye a partir de un empedrado que dibuja formas geométricas. Este patio consigue una excepcional armonía en la combinación de los diferentes elementos arquitectónicos y en la integración de los diversos estilos artísticos, al mismo tiempo que ofrece un bello exponente de gran dinamismo y serenidad.

Las habitaciones de la planta noble contienen una valiosa colección de muebles y tapices. Destaca la alcoba de honor, del siglo XVII, con un arco ornamental con motivos florales que precede al pequeño dormitorio, provisto de cama con dosel.